Camille_Claudel Camille_Claudel camille Claudel

La vida de Camille Claudel es bastante triste. Pablo Jímenez Murillo, piensa que  su obra  “La Vague” ;en la que tres mujeres tomadas de la mano, están paradas a punto de ser cubiertas por una inmensa ola, es una metáfora de la vida de Camille; el ímpetu del destino es  francamente avasallador y puede arrasar con un alma y despojarla de toda ilusión y sueño. Así fue la vida de Camille Claudel, una mujer hermosa y joven llena de ilusiones y con muchas ganas de comerse al mundo con su excepcional talento, pero que sin embargo paso los últimos treinta años de su vida en un sanatorio mental, completamente olvidada y recordada como la amante del gran escultor Auguste Rodin y la hermana del poeta y diplomático  francés, Paul Claudel.

Camille Claudel La vague

LA VAGUE (LA OLA) DE CAMILLE CLAUDEL

Se dice que Camille Claudel, nació en el momento equivocado; una  época sumamente conservadora para las mujeres, en una familia burguesa provincian. Camille llegó al mundo el  8 de diciembre de  1864 en    Fére en Tardenois, Francia, el mismo año en que llegaba al mundo el célebre pintor  Tolouse Lautrec. Camille era la mayor de dos   hermanos; Louis y Paul,  su padre era un registrador de propiedad y su madre una terrateniente provinciana. Desde muy pequeña mostró gran interés por la escultura, sin tener ningún antecedente familiar, pero sí un talento único. Esculpía  en cualquier material y tenía una gran facilidad para moldear a quienes la rodeaban su hermano Paul y su sirvienta Hélene.

En otoño de 1876, su padre Louis Prosper Claudel, se muda con su familia a Norgent sur Seine. Con  apenas 12 años , Camille Claudel crea una escultura en arcilla, tan cautivante que llama la atención de los artistas locales, entre ellos Alfredo Boucher, que se convertiría en su primer maestro.

Boucher la presenta con el director de la Escuela  Superior de Bellas Artes de París, Paul Dubois, quien al conocer su obra le pregunta si ha tomado clases con Auguste Rodin. Camille por supuesto no había escuchado antes ese nombre ni remotamente. Este hecho nos demuestra que antes de ser una discípula del maestro Rodin, ella ya tenía su propio estilo, pues durante mucho tiempo se creyó que sus obras imitaban el estilo de su maestro Rodin. Lo cual no fue así, pues sus esculturas tenían un toque femenino y personal.

Cuenta la historia que Camille Claudel, tenía todo para triunfar en la vida; era una mujer bellísima de  piel blanca, ojos verdes ,rasgos sutiles y cabello oscuro, tenía el coraje suficiente para enfrentarse a su familia, que en un principio se opuso tajantemente a que ella se dedicara a la escultura, pues en aquella época conservadora no era bien visto que las mujeres estudiaran. Quizá su mayor obstáculo fue ser mujer, pero por eso mismo Camille se convierte en una verdadera heroína porque muy a pesar de las dificultades tuvo la pasión y la fuerza para romper con los prejuicios establecidos contra las mujeres, para convertirse en una escultora.

Años después, el padre de Camille confiando en el excepcional talento de su prometedora hija, decide que lo mejor es que su familia se mude a París, para que su Camille pueda mejorar y profesionalizarse en el campo de la escultura. En  1881, la señora Claudel y sus tres hijos llegan a la capital de Francia. Lo cual debió ser difícil para la madre, separarse de su amada Villeneuve y  de su marido, sólo porque la hija mayor quería dedicarse al arte. Quizá en éste punto  se  haya sembrado cierto tipo de rencor en su madre, un rencor que iría creciendo y formaría parte de las desgracias que el destino le preparaba a Camille Claudel.

A pesar de las dificultades que implicaba que una mujer decidiera estudiar arte en una sociedad tan conservadora y prejuiciosa que le cerraba las puertas a las mujeres. Camille decide inscribirse en una academia y renta un estudio con tres compañeras inglesas que compartían su misma pasión. La prometedora escultora trabaja sin detenerse, pues tenía el vigor y la energía. En 1883, con tan sólo diecinueve años conoce a Auguste Rodin, que tenía 44 años y para ese entonces ya había alcanzado la fama con su obra “El despertar de la humanidad”. Un genio de barbas largas que seguramente su personalidad habrá dejado prendada a Camille y es probable que él se haya enamorado de su descomunal belleza y genialidad que la caracterizaba. Se hicieron amantes de inmediato.

Camille  entro como aprendiza en el taller de Rodin, se la pasaba todo el día entero en su estudio. Trabajaba como su modelo, su musa y le ayudaba a esculpir figuras para sus obras como “Las puertas del Infierno”. Fue el periodo más creativo que tuvo el célebre Rodin. Para ese entonces,  su mentor  llevaba 20 años con Rose Beuret , quien era su amante estable, se dice que jamás la presentaba en eventos públicos porque le daba vergüenza que fuera una mujer inculta, pero bueno eso es otra historia. Beuret se volvió una pesadilla eterna para Camille, quien tuvo que conformarse con el  lugar de la amante.

“Mi muy querida, caído sobre ambas rodillas ante tu precioso cuerpo que abrazo”, le escribió Rodin a finales de 1884. Fue una pasión delirante y salvaje la  que los unió durante diez años. Se dice que su relación fue más que tormentosa llena de amor, locura ,celos y reproches. Es que Auguste era un hombre ventajoso que supo aprovecharse del talento de su discípula, quien afirmo en sus correspondencias que muchas de las obras que el presentaban como suyas eran producto de sus ideas y talento menospreciado. Que esto no quiere decir que el célebre escultor no fuera brillante, sin dudarlo  lo era, pero tal vez no supo reconocer el trabajo de la genial  Camille, pero su genialidad pronto fue reconocida fuera del taller, pues un periodista influyente y crítico de arte : Octave Mirbeau, la proclamó un genio públicamente ; esto quizá lastimaba el ego de su mentor.

Auguste Rodin le prometió muchas veces que ella sería la única, sin embargo esto jamás se cumplió, incluso Camille Claudel, quedó embarazada y por  la tormentosa situación entre ellos se vio obligada a abortar, algunos autores hablan que no fue sólo una gestación sino cuatro, pero es complicado saber el dato exacto, lo que si no es difícil imaginar lo doloroso que debió haber sido este episodio en su vida.

En 1888 su madre se entera de la relación amorosa con su maestro y como es de esperar de una madre tan conservadora la corre de la casa y Rodin se hace cargo de su alquiler lo que la colocaba en una posición un tanto humillante porque en lugar de ganar dinero por su trabajo se convierte en una mantenida. Pero las escenas de celos, las promesas rotas y un amor tan agresivo que la lastimaba la lleva a terminar la relación con Rodin y a buscar su crecimiento fuera del taller de éste.

Camille alcanza una madurez artística sigue creando y exponiendo sus obras en algunas galerías, empieza a ser reconocida en el medio, sin embargo vive grandes dificultades económicas,  termina de crear  “L´ age mur” una obra esplendida, que muchos autores piensan, que es una obra que simboliza la relación turbulenta  de Rodin, Beuret y Camille. Sin embargo los expertos en su obra dejan ver que el excepcional trabajo de Claudel, no era precisamente autobiográfico sino una representación del hombre que envejece y se ve despojado de la juventud, el amor y  la vida.

Camille no tenía dinero para pagar modelos y se veía en la necesidad de hacerlo todo de memoria, se endeudaba para  pagar los materiales y poco a poco se fue sumiendo en una miseria. En 1905, empieza a destruir sus propias obras, en las exposiciones frente a las demás personas, tomaba un  martillo y comenzaba a destruir sus esculturas  agresivamente. Pues sus paranoias le hacían creer que querían robarle sus ideas y por eso destruía sus creaciones para que nadie se apoderara de ellas.

Padecía delirios de persecución, estaba completamente sola y desequilibrada, sin embargo su padre se niega a que sea internada  en un psiquiátrico, pero su muerte posteriormente el 2 de marzo de 1913, provoca que la madre y hermano decidan internar a su hermana, pues ellos creían que su enfermedad era debido a su vida disoluta. Así que el 10 de marzo de 1913, unos enfermeros irrumpen en la habitación de Camille, encontrada entre la penumbra y las piezas rotas de sus obras.

La madre de Camille prohibió que recibiera  visitas en el manicomio. Su familia fue realmente dura con ella, pues su hermana y madre jamás la visitaron y su hermano Paul Claudell a penas la llego a visitar 6 veces en treinta años. En 1920, Los doctores encontraron gran mejoría en Camille y propusieron ensayar un salida, pero su madre se negó rotundamente,  lo cual me hace imaginar una madre que llevaba  a cabo una especie de castigo contra su propia hija, por ser la consentida de su padre, por haber estudiado arte y por ser la amante de un hombre. Los prejuicios de una época y de su propia familia  fue la causa de que Camille viviera los últimos treinta años de su vida en un hospital psiquiátrico, completamente sola, experimentando una muerte silenciosa; una muerte en vida.

Quizá viviera sus últimos años sumida en los recuerdos de una vida apasionada, recordando  sus encuentros con Rodin, su infancia a lado de su padre, modelando  el barro y la arcilla ,llena de sueños que invadían cada parte de su ser.

Es triste pensar que Camille fue prolífica y talentosa con muchas ganas de sobresalir, esculpiendo sus obras incesantemente, llena de ilusiones y esperanzas que la vida le fue arrebatando de poco a poco. El infierno que fue  las últimas tres décadas de su vida terminó en 1943, en el hospital de Montdevergues, fue enterrada en una fosa común como cualquier persona sin identidad. Esa fue la vida de la gran Camille Claudel.

“He caído en el abismo. Del sueño que fue mi vida, esto es la pesadilla” Camille Claudel.

Referencias:

El beso de mármol de Camille Claudel

Manuel Vicent

Los demonios de Camille Claudell,  Ángeles García.

Camille Claudel: La ola , Pablo Jímenez Murillo

Camille Claudel : Sueños y pesadillas ,Rosa Montero