En el libro «Mujer que saben latín» de  la escritora, feminista y poeta Rosario Castellanos  me encontré una cita que expresa lo que quisiera decir en estos momentos cuando me pongo a reflexionar en un sentimiento tan paralizante como el miedo que en grandes dosis produce angustia, pánico o terror y es que el miedo puede ir creciendo hasta conseguir una magnitud imparable que acabe con nuestra persona.

Cuando pienso en el miedo me gusta pensar  metafóricamente en un torero  que paralizado por  el temor se queda inerte en plena corrida, mientras ve  acercarse al imponente toro con su bravura  y colosal tamaño , pero si el matador está aterrorizado no puede actuar y enfrentar la embestida brutal que seguro lo mataría, y es que en la vida como en la tauromaquia:  Hay que tomar el toro por los cuernos , lo que significa que hay que hacerle frente al toro para salir victoriosos.

Quizá de cierta manera todos seamos toreros por que el miedo está presente mientras el toro exista, pero saber afrontar el miedo es un bello arte que vale la pena descubrir y vivir por supuesto.

«Y el miedo engendra nuevos delirios monstruosos. Sueños en que el mar devora al sol en la hora del crepúsculo: en que la tierra se nutre de desperdicios y de cadáveres: en que el caos se desencadena liberando un enorme impulso orgiástico que excita la licencia de los elementos , que desata los poderes de la aniquilación, que confiere el centro de la plenitud a las tinieblas de la nada».

Rosario Castellanos

torero  noir 1961
Torero Noir de Salvador Dalí