La nostalgia es como una enfermedad y me embarga el alma, está ahí como una vorágine de memorias de nuestro tiempo juntos, tu sonrisa de media luna, y el eco de tu voz diciendo mi nombre, tu acidez y tu dulzura, el aroma de tu cuello que se impregnaba en mi ropa.

La nostalgia por las caricias mutuas, por las horas del reloj compartidas, por esas hojas caídas del calendario, por los  2065 días que pasamos juntos compartiendo la vida como los caminos aislados que en punto determinado se unen enramados  en uno solo y que después de bifurcan para buscar nuevas aventuras.

No hay cura para la nostalgia que enferma hoy por los  sitios donde  no te hallo, por los besos y abrazos que no me darás jamás, por ese olor que ya no encuentro en mi piel, por esa mirada en la que me reflejaba que no volveré a ver, por ese amor eterno que nos juramos y se quedó a la mitad del olvido, del recuerdo, de una historia que se convirtió en papel.

corona de flores azul