sirena

Te lo advertí en diversas ocasiones, que vivía con las emociones desaforadas en todo momento, que lloraba con la música y  la poesía y que  reía a carcajadas a  la mayor provocación.

Que era neurótica y delirante, que devoraba libros y encontraba la belleza en todas partes, que vivía siempre en un vaivén de emociones que me empoderaban y me torturaban que amaba con la fuerza de las olas del más bravío  de la tierra,

Que sí decidías amarme te iba contar las pecas y los lunares, iba recorrer tu cuerpo como senderos nuevos, iba explorarte en cada encuentro por la curiosidad de saber más de ti.

Que besaba y amaba de una sola forma, la de aquellos enamorados que les hierve la sangre y besan como si fuese la última vez y aman hasta quedarse sin palabras, sin alientos, sin suspiros.

Te lo dije que amaba con la pulsión amorosa de quien abraza tu espalda mientras duermes y te besa la cara y te cuenta uno a uno los lunares, con la curiosidad de descubrirte más allá de los años y las hojas de otoño caídas. No sé amar de otra manera, sino es convirtiéndote en poesía, en lírica, en versos de amor y de olvido. Te lo dije más de una vez que te amaría hasta que hubiese más allá de mí.

Y Te quedaste incontables veces y te fuiste una sola vez.