¿Habían escuchado la palabra serendipia? yo, honestamente no, hasta ​hace poco que vi  ​una película estilo chick Flick,pero no tan espectacular llamado S​erendipity, pero  con un argumento fantástico que me hizo ruido, me hizo eco, cuando  mencionaron por primera vez la palabra en el trama.

Esta palabra ya está dentro de mis favoritas​, y si me hiciera un tatuaje alguna vez, será ésa,en caligrafía pacific,  mi nueva  adquisición al vocabulario, recién descubierta  este año​, pertenece al diccionario de cosas mágicas y fabulosas, inexplicables de la vida.

Serendipia-

Lo que quiere decir ​es accidente afortunado, casualidad favorable, incidente mágico que pertenece a una predestinación donde acontecen sucesos que nos transforman y que incluso nos cambian la vida  y mejor aún de las que deseábamos.

Y analizando,creo que las cosas más ​ maravillosas que me han pasado en la vida corresponde a la serendipia, porque han sido sorpresivas, inesperadas, mientras buscaba otra cosa, pero llegaban personas, empleos o cosas que resultaban ser aún mejor de las que yo podría haber imaginado, ni en mis mejores sueños hubiese imaginado encontrar  la felicidad ahí sí con ciertos lugares o ciertas personas, creo que eso es la serendipia, esos encuentros tan perfectos que sabes que no podrían ser de otra manera, al repasar los eventos con el tiempo o poner atención en el presente.

serendipity

Y en cambio aquello que he intentado controlar y aferrarme porque es lo que creo me hará feliz, es lo que produce infelicidad y es lo que me ha llevado a pasar los peores momentos de mi vida,  no le veo caso querer controlar lo exterior, sólo podemos hacerlo con nuestras decisiones y que la magia venga como tenga que venir, si  las sincronicidades están a la vuelta de la esquina, basta ver que estás pensando y encontrarte alguien que habla de eso, prender la televisión y escuchar aquello con lo que vibras, o encontrarte personas con las que soñaste hoy o ayer, o pensarlas y recibir un whats app o que te aparezcan justo en timeline.

large (36)

Les llamamos casualidades, pero como decía Cortázar en la Rayuela, «un encuentro casual, era lo menos casual en nuestras vidas», no sé si era el mismo contexto o es  mi interpretación, pero ¿no les parece que muchos encuentros parecen ir más allá de una simple casualidad?.noche

Porque creo todo pertenece a una colección de hechos que culminan en el plan divino (fatum),  y no hablo de un destino inalterable, sino de esos momentos milagrosos que llevan a un lugar mejor.

 

En fin estaré atenta a la próxima serendipia.