Querido Universo, me has dado una sorpresa, de todas las cosas que esperaba que podrían suceder, enamorarme, francamente no era una de ellas, y menos así, no tan ràpido (mi ego me dice todo el tiempo no te dejes llevar); entonces le digo a esa voz ¿Estoy enamorada y qué?

Pero otra parte de mí me recuerda lo mucho que sueño con  este tipo de cosas especiales y sorpresivas y el deseo de aprender a disfrutar todo lo bonito que sí me pasa, ya no quiero conectarme con el drama y “lo difìcil que es vivir”, con las quejas, con los traumas, con los miedos que todos tenemos y tendremos mientras seamos humanos.

Tengo el trauma de todas esas veces en el pasado que he vivido cosas magníficas, pero que no me permitía disfrutar al cien, por culpa de que todo fuera bien, o porque sientes que el momento no es perfecto; o la anticipación de que pudiera pasar algo feo que saboteara el momento, y saben que; lo único que realmente pasa es la vida.

Ser feliz es un arte que  se cultiva a diario, pues quejarse, autosabotearse, y tomar decisiones que no nos den felicidad es mucho más sencillo, pues  todos lo hemos hecho, crecimos entre adultos con ese estilo de vida, vimos programas de televisión, leìmos libros, convivimos con personas que nos enseñaron diversas cosas sobre el amor y la felicidad.

Ser soltera me va tan bien , que creo que me era más fácil tener miedo de tener una pareja a no tenerla; lo segundo es un territorio que he ido conquistado, conozco cada milímetro de ese terreno, lo otro de compartir , es un reto.

Escribo esto desde mi habitación, consciente de que en estos días, vivo, respiro y camino bajo una alta dosis de dopamina, muy elevada, que si me detengo a pensarlo o analizar el ¿por qué pasan estas cosas? me da una ansiedad terrible.

Por lo que he decidido vivirlo, disfrutarlo, ser feliz, el enamoramiento no dura para toda la vida y este está cumpliendo con todas mis fantasìas, sueños y deseos adolescentes y adultos de lo que algún día soñé en una pareja.

Estoy feliz y solo puedo decir, ámense mucho, amen y dejense amar. Solo porque se siente bien  ya.