Son tres meses ya de que dejé el nido, la casa de mis papás, vivo sola (con roomies) en mi colonia favorita La Roma y puedo seguir utilizando la palabra plenitud, sí me siento plena y agradezco todos los días vivir aquí, sigo reafirmando que fue la mejor decisión.

Aún estoy sorprendida de lo cerca que me queda todo, me emociona mucho lo cerca que vivo de Reforma, La Condesa, La Narvarte, Coyoacán, El Centro; todo, tengo todo a la mano muy cerquita de mí y me fascina.

Entre las ventajas de vivir en la Roma es que siempre hay nuevo lugar por descubrir, solo basta meterte a una calle nueva, poco habitual o pasar con calma por las calles de siempre y Voilá; un nuevo bar, café, casa de té, panadería, galería de arte, tienda hipster con onda, bazar de antiguedades, fachadas lindas para nuevas sesiones de fotos.

Y es que esta colonia fundada en 1902, inspirada en el arte de la belle epoque, es preciosa, está tan llena de historia, de magia y belleza, aquí siempre hay gente interesante, artistas. viajeros, emprendedores, extranjero; todos son un poco de aquí  y un poco de allá.

Aquí artistas como Leonora Carrington, Jack Keroauc,Ramón López Velarde, José Emilio Pacheco, David Alfaro Siqueiros, Adamo Boari encontraron un lugar para vivir y caminaron por su emblemáticas calles que imitaban los bulevares parisinos.

Un día sales a caminar terminas en un salòn de té, en un cereal bar, en Mamá Ruma a bailar; es infinita.

Además amo redescubrir mi alma hogareña, ya sé hacer arroz. Las pastas y las ensaladas me quedan chulas, cada vez más pro, entre mis nuevos hobbies, adoro hacer el súper, la lista de compras, me encanta cocinar en casa, prepararme el desayuno y la comida o la cena, me ponen intensamente feliz.

Cocinar al ritmo de mi playlist persona, me gusta muchísimo,salir temprano del trabajo para poder doblar la ropa al estilo Marie Kondo me flipa, nunca creí que estas cosas me dieran tanto placer, como llegar a casa después del trabajo y ver mi habitación esperándome.Es muy bello.