Bromeó con mi mejor amiga, siempre de que ” se apoderó de mí el cisne negro”; típica referencia para hablar de ese lado oscuro autodestructivo que todos tenemos, sino no seríamos humanos. En fin es muy desagradable pero conocernos y reconocerlo nos ayuda a trabajar con esa parte.

He podido contactar con aspectos de mi vida, no sanados aún, en los que quiero trabajar, porque me hacen daño, creo que en los últimos meses he tenido una revelación muy fuerte sobre mí.

Me encanta la película de Black Swan, alucino con el personaje de Nina,adoré Whiplash, y me gusta otro montón Nation Prozac; el punto en común son personajes obsesionados con ser perfectos sobresalientes y destacados que se autoflagelan para lograr sus objetivos, no conocen el límite para detenerse y tener a su lado personas exigentes aumenta su probabilidad de autolacerarse ahora entiendo perfectamente que siempre sentí una identificación con sus protagonistas, aunque no me han salido plumas no he hecho cosas muy distintas a ellos.

Pero esa autoexplotación y autoflagelación por no cubrir mis propias expectativas me está lastimando muchísimo; es abrumadora esa sensación de no dar el ancho.

Me he percatado que ser reportera de un diario hace match con la predisposición a autoflagelarse; y me pone mal tener recaídas constantes con lo mismo de siempre; muy seguido.

Me duele muchísimo darme cuenta que me castigo mucho porque no siento que cubra las expectativas de reportera ideal, porque he escuchado tantas veces “que no está bien, que no es suficiente, que falta mucho, que los mismos errores” y  ese sentimiento tan reiterativo me ha llevado a permitir cosas horribles en mi vida por esa culpa de no cumplir las expectativas.

Pero sé en el fondo que no quiero cubrir una expectativa de algo que no puse yo; yo no quiero ser una reportera ideal,  porque lo que quiero es simplemente ser yo, esa persona que un día decide ir a tomar fotos a los cafés, parques, o a tomarle retratos a sus amigos.

O esa que escribe en el blog sobre sus experiencias personales o algún libro que leyó o restaurante que visitó, o esa que ama la decoración y un dia decide solamente decorar su pared; la que canta en videos de instagram o la que decide bailar hula hula con el aro  porque es divertido y ya, la que va al yoga para encontrar paz y flexibilidad o a nadar para sentirse sirena conectada con el todo.

La que escribe sobre restaurantes favoritos, la que cocina en casa recetas bajadas de youtube y un poquito del ingenio, o la que escribe aquí está página pensando en si la publicaré o no; esas partes también son mías, me llenan me hacen sentir completa y real.

Ese es mi yo más auténtico y lo celebro, no todo es el cisne negro.

Cuéntenme ¿cuál es su cisne negro?

Abrazo apretado.