Siempre he sido muy adepta a usar mis redes sociales, desde sus inicios, estoy casi segura que he tenido cuentas de casi todas las redes sociales que existen (creo) y este fue mi segundo détox de redes sociales en la vida.
El primero lo hice en 2017, fue un parteaguas en la forma de relacionarme con mis redes sociales, en aquellos días recuerdo una sensación rara por sentirme desconectada sobre todo los primeros días, por no saber de otros ni poder compartir de mí, con los días la ansiedad se me pasó y dejé de tener la necesidad de compartirlo todo, como llegué a sentir alguna vez hace ya mucho tiempo.
Esta vez todo fue muy distinto, no experimenté ansiedad pero surgieron algunas reflexiones sobre mi détox de redes sociales en 10 días.

  • 1. Las redes sociales son una herramienta maravillosa, disfruto las opciones, posibilidades, oportunidades y diversidad que nos ofrecen. A veces disfruto muchísimo hacer una storie,subir una selfie, escribir un post, pero el uso excesivo de estos aparatos puede acabar con el encanto, generando mucha desconexión ¿Les ha pasado que tienen un día pesado, se sienten mal y abren sus redes y se sienten todavía peor? A mí sí, este exceso de redes no es sano.
  • 2. Sin generalizar creo que muchos, hemos desarrollado el hábito de hacer scroll, recorrer el interminable feed de posteos, las stories de nuestros contactos en los ratos muertos ¿Por qué lo hacemos tantas veces? Creo que sin duda las redes están hechas para hacernos adictos, querer más, tener más likes, más views, chisme, atención, falso amor, etc pero por si fuera poco, a mí y muchas personas que conozco nos ha hecho sentir que malgastamos tiempo y energía valiosísima viendo las vidas de otros y francamente yo quiero invertir mi energía en cosas más productivas.
  • 3. Hacer un détox digital puede ser un reset en tu vida, sonará ultra cursi pero entre más desconectada de las redes me encontraba, más conectada conmigo me sentía, descansar de ese ruido digital fue hermoso.
  • 4. A veces se me olvidaba que no tenía redes y me pasó encontrarme en un momento donde decía esto es para una storie y luego recordaba que no tenía perfil y me conectaba con el momento presente y me relajaba o tomaba la foto para mí. Es lindo subir tus momentos agradables, pero si no los subes da igual: El momento es tuyo en mi caso, yo tengo una obsesión con atesorar momentos especiales y mis redes han sido también un álbum o un diario virtual, sin embargo está la escritura que me ayuda a desahogar o capturar un recuerdo, una situación, un buen o mal momento.
  • 5. No tener redes sociales por más de una semana me hizo sentir más productiva y con más tiempo libre, me ocupé de viejos pendientes, tuve tiempo de acomodar los cajones de mi nueva cómoda, leí mucho más, escribí mucho en mis cuadernos y sí mi cuarto estuvo mucho más ordenado en esos días.
  • 6. ¿Se puede dejar las redes sociales por un tiempo cuando tu trabajo actual demanda tu presencia en el mundo digital? La respuesta sí, pero es un poco difícil, tendrás que ingeniártelas como yo. Este era mi mayor miedo y descubrí que sí se puede pero no del todo, frecuentemente por mi trabajo debo usar redes para postear, conseguir fotos, ver conferencias etc, por lo cual inhabilité mis cuentas personales, Marissa se quedó a cargo de las redes del Eterno Femenino yo tengo el acceso también y por supuesto tengo la cuenta del trabajo, me comprometí a usar ambas redes solo para lo estrictamente necesario, sin tontear, ni hacer mucho scroll en el feed, ni darme un rol en las stories. En algún momento de esos diez días me vi en la urgencia de conseguir fotografías que no encontraba en ningún lado, pero estaban en Twitter, por lo que volví a abrir Twitter e instalarla la app para descargar imágenes (por fortuna es la red social que menos uso y menos me gusta).


A veces pienso que es un buzón de quejas colectivo, con tanto twittero amargado en esa red, pero como todo tiene sus pros informativos, prácticos y funcionales. También tuve que recurrir a Facebook Live, pero lo hice desde el buscador, sin necesidad de reabrir mi cuenta, sí se puede.

Para finalizar les dejo unos consejos y recomendaciones para hacer su propio détox de redes sociales.

  • Avisen a las personas cercanas e importantes que cerrarán sus redes, les juro que les sorprendería lo fácil que esto podría preocupar (desconcertar) a sus seres queridos, mucha gente como mi mamá por ejemplo me escribieron preocupadas por no ver mi perfil.
  • Según tu adicción o control sobre ti, toma las medidas necesarias, inhabilita tus redes temporalmente como yo o cierra las apps solamente, o en su defecto desinstala las apps. Yo solo cerré mis cuentas y metí las apps como Facebook, Instagram, Twitter en una carpeta cerrada de mi móvil.
  • Cuidado con las otras redes, a los pocos días de dejar Instagram y Facebook me di cuenta que nuevamente ya pasaba mucho tiempo ahora en Pinterest viendo tableros de combinaciones de outfits de invierno a lo bestia y estuve a punto de cerrarla (Por cierto esta es de mis redes sociales favoritas). También me vi tentada a ver más Tik Tok, esta es la más adictiva de todas, pero no caí.
  • Haz una lista de pendientes y aprovecha el tiempo de desconexión virtual y ponte a trabajar en estas tareas. Disfruta el tiempo que usabas para dedicarle a tus redes para conectar contigo y vivir un reset.
  • Y por último reflexiona de que manera quieres usar tus redes cuál es el sentido para ti, cuánto tiempo le dedicas y sobre todo tu participación en tus redes crea o destruye.