Desde que había leído La Insoportable levedad del ser (Milan Kundera) había querido leer Anna Karenina (Leon Tolstoi), cuando lo comencé, me sentía más identificada con Kitty,  La princesa Shcherbatsky, la rubia bonita, tranquila, inteligente y generosa que afronta con elegancia... Seguir leyendo →