Cada vez me torturo menos por que mis proyectos no estén ni a la mitad de la altura que anhelo, cada vez sufro menos porque este año mis planes han dado giros nuevos, inesperados y completamente fuera de mi control